Life

Los 40: la nueva edad para ejercitarse

jun 21, 2016




Comenzar a tener una vida sana no está limitado por la edad. Quizás sea una creencia común que después de los 40 es difícil ponerse en forma o ya no se está en edad para esas cosas. Si alguna vez a alguien se le ocurrió dar una excusa así, pues está bastante alejado de la verdad. La motivación para comenzar a ejercitarse puede ser interrumpida por montones de excusas: el tiempo, la rutina, la falta de fuerzas, pero la edad jamás debería ser la piedra de tranca.

Los 40 es una edad bastante curiosa. Muchas personas llegan a una estabilidad emocional y financiera que le permiten relajarse más en muchos aspectos de la vida. Otras, ya se permiten dedicarse más tiempo para sí mismas. A estos aspectos se le suman la variedad de personas del espectáculo de más de 40 años con buen estado físico.

Esto ha llevado a una nueva población a replantearse retomar su actividad física o comenzar una nueva rutina de ejercicios.

Eliminar los malos hábitos

Ya sea la llamada crisis de la mediana edad o la simple decisión de tener una vida más sana, bien es cierto que ya hay una vida recorrida con toda una rutina de hábitos no del todo recomendables y los 40 comienzan a pasar factura con peso inadecuado, problemas de tensión o dolencias de espalda, entre otras.

Las malas decisiones en alimentación, mala calidad del sueño o excesos de fiestas, han hecho un poco de mella en la salud, lo cual es bueno recuperar con el sendero de una vida más sana.

En hombres, una vida llena de excesos suele afectar el desempeño sexual después de los 40; esto hace que una buena cantidad de personas se apunten a clases, gimnasios o comiencen con rutinas de ejercicios en casa. Todo es válido, siempre y cuando sea en beneficio de tu salud.

Los beneficios de un nuevo sendero

La satisfacción instantánea de una sesión de ejercicios ya es un beneficio inmediato. La liberación de endorfinas liberadas luego de un entrenamiento también te hará sentir muchísimo más relajado. Tu humor mejorará, dormirás mejor y te sentirás con más energía.

Dependiendo del ejercicio que realices, recuperarás musculatura lo cual ayudará a tus huesos, mejorará tu metabolismo y te ayudará a quemar grasa. Tu sistema cardiovascular tendrá una mejoría, repercutiendo en una mejor circulación y ayudará al desempeño sexual. Montón de beneficios, ¿cierto? Todo esto con agregar una rutina de ejercicios.

¡Quiero ejercitarme! Pero, ¿puedo?

Antes comentábamos que es un mito bastante común el pensar que después de cierta edad es mejor no inventar mucho. ¡Olvídalo! Todos podemos empezar a ejercitarnos sin importar cuantas velas hayas soplado y podemos hacer cualquier disciplina, siempre y cuando no haya una dolencia o problema específico que lo contraindique.

Aun así, imagina que tienes una dolencia en la espalda, una rutina de pilates tonificará el abdomen, cuyos músculos soportan tu espalda, esto hará que tu dolencia ¡mejore o desaparezca! Simplemente hay que comenzar con precaución.

Lo mejor que puedes hacer es comenzar hoy mismo una rutina de ejercicios, comenzar nuevos hábitos más saludables y recordar que la edad es algo psicológico.



MENU